Impacta por tu estilo de escuchar

Seguramente, en medio de una video llamada, ha visto a su interlocutor señalando los audífonos o haciendo una cantidad de ademanes inentendibles, con una cara de frustración pues lo que está comunicando no está siendo escuchado y a pesar de que no está siendo escuchado, la ilusión sigue intacta: conectar con las personas.

En esta época de micrófonos, pantallas y reuniones virtuales, casi todos hemos tenido dificultades para enviar o recibir mensajes.

Quienes nos escuchan, están a la espera de un mensaje claro y para lograrlo es necesario entender que los mensajes se componen de tres partes, que bien manejadas, facilitan las comunicaciones: el contenido, el tono y el estilo.

La primera parte es el contenido y tiene que ver con lo que decimos, la segunda es el tono que utilizamos y la tercera parte se refiere al estilo de escuchar que usamos.

Sabemos que el contenido es muy importante, y mejor si lo decimos en un tono adecuado. Sin embargo, con la masificación de las sesiones virtuales, el estilo o cómo escuchamos, toma una relevancia muy especial si queremos producir el mayor impacto.

En términos generales podemos decir que existen 4 estilos de escuchar:

El primer estilo se usa en conversaciones informales entre amigos, lo llamo “escuchar informalmente” y frecuentemente es empleado para mostrar cierto interés en el tema sin que sea particularmente relevante.

El segundo estilo es “escuchar para reaccionar”. Al usar este estilo, la persona se coloca a la defensiva o se opone a lo que los demás dicen, intentando asumir un rol de controlador de la conversación, por lo que destruye la empatía y la confianza.

El tercer estilo lo denomino “Escuchar investigando”. Consiste en utilizar preguntas abiertas para obtener información sobre los asuntos relevantes o complejos. Es muy recomendado cuando estamos frente a la pantalla, pues aumenta la atención, mejora la perspectiva del equipo y bajar la tensión en las discusiones abiertas.

Una buena forma de practicarlo es, durante una video llamada, preguntarles a los miembros del equipo: cuáles son las dificultades, preocupaciones, angustias que están pasando y cómo apoyarlos. De esta forma se conocen los dolores o los momentos del equipo y se puede elaborar un mapa de problemáticas, así como un plan de acción.

El cuarto estilo es “escuchar atentamente”. Este estilo crea un ambiente de confianza, de conexión y apertura, lo que facilita el intercambio de ideas. Lo recomiendo para los encuentros individuales, puesto que se parece al lenguaje del coach y/o mentor.

Escuchar atentamente implica asumir una actitud de “cerrar la boca y apagar los pensamientos”, lo que facilita entender la perspectiva de quien habla, desde lo más profundo del cerebro y del corazón, y conducirlo a la solución.

Una buena práctica es realizar el ejercicio “Un día en la vida de…”, en el cuál, el líder del equipo le solicita a cada miembro que describa un día de su vida y que mencione sus expectativas del futuro, dándole una visión general de cómo están las personas, y permite entender las motivaciones personales y ayudar a estructurar planes de apoyo tipo coaching o mentoring.

Para terminar, es necesario entender que no hay estilos buenos o malos, cada estilo tiene su función y su momento, ninguno es el perfecto, la clave para transformar las relaciones está en hacer coordinar el estilo con la situación, de manera que fluya naturalmente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba